Cecil Rhodes y la pesadilla del Diamond Express

Mencionar el nombre de Cecil Rhodes es sinónimo inmediato y controvertido de colonizador y empresario en la Era del Imperio. Su apellido acabó dando nombre a un país del África austral. En 1870, con apenas 17 años llegó a la granja de algodón que explotaba su hermano en la colonia del Cabo. Había viajado con el fin de recuperarse de una enfermedad pulmonar. Lo que vio y observó iba marcar el resto de su vida. Tras permanecer un año en la granja, decidieron asociarse y aprovechar la oportunidad de negocio que ofrecía la explotación de minas de diamantes.

Diez años más tarde, en 1880, Rhodes entraba en política y se presentó para la Asamblea de la Colonia del Cabo. A pesar de que la mayoría de la población colonial era Bóer, salió elegido en el distrito de Barkley West. Mientras tanto, no dejó de hacerse con nuevas minas de diamantes, como la de Kimberley, y en 1888 fundó la empresa De Beers Mining Company llegando a comercializar con el 90% de los diamantes del mundo y que sigue funcionando en el siglo XXI. Fueron los primeros pasos hasta convertirse en el primer ministro de la Colonia del Cabo en 1890. Sigue leyendo

Anuncios

Hecksher-Ohlin en las ex colonias británicas de África: comercio internacional y bienestar

 


 

Una vez lograda la independencia, ¿cómo se adaptaron al comercio internacional los países surgidos del imperio colonial británico en África? Para responder a esta pregunta no basta con manejar las series estadísticas de comercio exterior, sino que debemos tener muy en cuenta algunas premisas básicas de lo qué dice la teoría económica sobre las transacciones internacionales.

Nuestro punto de partida es la diferenciación del patrón comercial de las ex colonias británicas según su dotación de recursos. De una parte están las exportadoras de productos agrícolas (Kenya, Lesotho, Sierra Leona, Gambia, Malawi, Uganda y Tanzania). Por otra parte están los países que tienen recursos minerales (Botsuana, Nigeria, Zambia, Sudáfrica, Namibia y Camerún). Hay algunos (Ghana y Zimbabwe) que no están tan especializados y su comportamiento exportador es más diversificado. Sigue leyendo

¿Y después del colonialismo belga? RDCongo, Ruanda y Burundi, 1960-2016

La historia de que pasó con las antiguas colonias belgas y sus realidades difieren de la bella imagen que componen sus paisajes y orografía. Expolios, dictaduras, masacres y una economía vagando en la miseria sin perspectivas de salir de ella. En este post se van a esclarecer algunos detalles que identifican la realidad económica y social de las antiguas colonias del imperio belga, Rwanda, Burundi, y la República Democrática del Congo, después de llevar a cabo los procesos de descolonización.

Seguir leyendo

Luanda, la ciudad de las cajas perdidas

cajas.jpg

Enseres de refugiados portugueses procedentes de Angola y Mozambique, en la plaza de Belem de Lisboa, en noviembre de 1975. Alain Keler / Sygma / Corbis

Cerca de medio millón de portugueses residentes en colonias africanas tuvieron que dejar sus vidas abandonadas dentro de cajas en el puerto de Luanda ante el estallido del conflicto en 1974.Regresaban a Lisboa. En realidad este conflicto ya había detonado en 1956 como respuesta al climax de abuso de poder de la metrópoli. Los levantamientos comenzaron en puntos estratégicos de Luanda, la capital de Angola. Su objetivo no era otro que conseguir la autodeterminación y sentar las bases para un crecimiento económico alejado del dominio europeo.La guerra produjo un fuerte descenso del producto interior bruto del país.

En 1975 terminó en Angola una Guerra de Independencia colonial que se había convertido en el epicentro de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. La consecución de la independencia hizo que el PIB cayese en picado casi hasta alcanzar niveles anteriores al inicio de la contienda.

Tras 13 años de disputa colonial, Angola se vio liberada del lastre luso de la noche a la mañana. Pero sin una transición que ayudase a la adaptación paulatina de su nueva condición, la soberanía de poder repentina del pueblo angoleño despertó entre sus habitantes profundos desacuerdos. El Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA) se enfrentaba a la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA) en una guerra de guerrillas que se prolongó durante tres décadas. Al terminar la Guerra Civil se produjo un gran crecimiento del producto interior bruto gracias al cambio en su comercio. Pasó de importar armas a exportar petróleo. Esto se ve reflejado en una tendencia creciente del PIBpc a largo plazo.

En 2007, Angola ingresó en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y desde entonces, el PIB fluctua a la par que los precios del barril de brent. Como afirma el director editorial del periódico Expançao , Carlos Rosado de Carvalho:  “Si el precio del petróleo va bien, la economía angoleña va bien; cuando baja, nos sumimos en crisis”. Nuestro gráfico lo confirma. Algo parecido sucede con el mercado de extracción de diamantes. Y junto a la explotación y la corrupción, Angola es un país  polarizado entre la riqueza petrolera de unos pocos y la extrema pobreza de una agricultura subdesarrollada y de subsistencia.

La guerra terminó hace años, sin embargo la brecha se mantiene. Angola es uno de los países más desiguales del mundo y su capital  Luanda una de las ciudades más caras. Aunque la mayoría de la población vive con menos de 2$ al día, una situación de extrema pobreza. Esto no es un  problema para la número 924 de la lista Forbes, Isabel dos Santos. La hija del ex-presidente es la mujer más rica de África. Sus inversiones están distribuidas en finanzas, crudo, hostelería y hasta joyas preciosas, tanto enel con5tinente como en Portugal. No es la única. El flujo de dinero hacia la antigua metrópolis es cada vez mayor. El círculo cercano al  gobierno sólo ve su patrimonio aumentar: sus negocios florecen mientras la población se empobrece. Angola con frecuencia aparece en las listas de las naciones más corruptas del mundo y Portugal es la lavandería perfecta para ello. Tanto es así que algunos portugueses consideran que los colonizadores han sido colonizados. Lisboa es la perfecta vía de entrada a Europa y a los negocios internacionales en general.

Lo que está claro es que a ninguna de las partes les interesa perder el contacto.  Los clientes habituales de Avenida da Libertade son angoleños, ¿roles intercambiados? A pesar de las acusaciones de Transparencia Internacional sobre la opacidad de las inversiones de las élites africanas, Portugal cierra los ojos. 

Durante el período colonial, Portugal fue pionera en el tráfico de esclavos, transportando africanos a sus plantaciones de caña de azúcar en Brasil. En 2018, cuatro siglos después, el segundo país más rico del África austral, sigue dentro de una lista negra de esclavitudes modernas . Mientras, ante la Gran Recesión del mundo desarrollado,  los portugueses regresan a buscar sus cajas a los muelles de Luanda.

Alejandra CIRIA, Tamara ENCISO y Arantxa MILAGRO

Un Brexit africano: la senda del crecimiento en el África subshariana postcolonial

 

 

A partir del final de la Segunda Guerra Mundial, las colonias británicas en el África subsahariana fueron las pioneras en el inicio del proceso de descolonización. Sudán en 1955 y Ghana en 1957 inauguraron la oleada de independencias. La historia económica del subcontinente viene interrogándose acerca de qué efecto tuvo el legado colonial en los nuevos países independientes. Para algunos historiadores económicos, las cosas les fueron mucho mejor a las economías que habían sido controlados por el imperio británico. ¿Sucedió así realmente? ¿Qué efectos tuvo esta especie de Brexit a la inversa? Sigue leyendo

Poco pan y un crecimiento demográfico que devora el PIBpc subsahariano

Struggling To Survive

Desde que se iniciaron los procesos de independencia de las colonias francesas del África Subsahariana en 1950, el crecimiento económico de las mismas, en términos de PIB, ha sido muy diverso. Sin embargo, si tomamos como referencia la evolución francesa, se podría decir que muchas de estas colonias han vivido un “boom” económico, como podría ser el caso del Congo cuyo PIB en 2016 es aproximadamente 21 veces el que presentaba en 1950, o Gabón, 15 veces superior. Cifras bastante impactantes si son comparadas con Francia que ha multiplicado por 6 su producto quedando por debajo de la media, establecida alrededor de 9. Esto es, hablamos de valores del PIB de economías muy subdesarrolladas que en 2016 representan crecimientos superiores a un 900% de media respecto a las cifras de 1950, una buena noticia. Sin embargo, como casi todo en la vida, existe un “pero” o un inconveniente, por lo que no convendría alegrarse demasiado todavía.
Sigue leyendo

¿La Tercera Guerra Mundial comenzará al sur del Sahara?

espanoles-mali-kikohuesca--620x349

Esta pregunta no quiere ser mera retórica, Lo que habitualmente encontramos en los medios de comunicación occidentales son noticias dispersas y recurrentes sobre las guerras que se dirimen en diversos países subsaharianos. Los argumentos básicos se repiten: conflictos étnicos, lucha por control de los recursos naturales  (diamantes, petróleo, coltán, etc) y la ineficiencia y corrupción de los gobiernos armados por las potencias industriales. Llegar comprender su complejidad es necesario porque lejos de sentirlo completamente ajeno, tiene matices y consecuencias que de una manera u otra nos afectan a todos. Sigue leyendo